Técnicas para relajarse

La infancia y adolescencia son dos etapas de caos y redescubrimiento de uno mismo y del mundo que nos rodea. A menudo, estos cambios generan altos niveles de nerviosismo que, en estas etapas, suelen acabar en una erupción descontrolada.

Por ello, se hace necesario el aprendizaje de técnicas que les van a ser útiles tanto a la hora de gestionar un enfado como a la hora de canalizar la ansiedad que produce sentarse frente a un examen.

Algunas de estas técnicas que se les pueden enseñar a los más pequeños, sobre los 3 añitos, son:

– Bote de la calma: consiste en rellenar un bote con sales de colores o purpurinas de diferentes colores (mejor si pueden pintarlas ellos antes). De esta forma, cuando el niño se ponga nervioso lo agitará con fuerza y centrará toda su atención en esos elementos visuales, en observar cómo se mezclan los colores, en observar cómo después de un rato de caos todo vuelve a su posición.

– Música relajante: que le ayude a centrar su atención en estímulos sonoros, en imaginarse una historia que pueda asemejarse a esa melodía, en sentir los diferentes instrumentos.

Para niños entre 3 y 8 añitos podemos usar:

La técnica de la flor: se trata de dibujar una flor con sus hojas y su tallo y hacer dos movimientos simples de respiración, oler la flor (para ello inspiramos) y soplar la flor (para ello expiramos). Es el inicio de lo que luego será una relajación.

La técnica de la tortuga: a partir de una historia sobre una tortuga, pedimos al niño que se imagine que él es una tortuga. Con ayuda de una serie de autoinstrucciones le enseñaremos a detectar una situación que nos pone tensos, saber esperar para buscar soluciones y actuar de manera adecuada.

Para niños mayores y adolescentes una de las técnicas más eficaces es la relajación de Jacobson, en la que se desarrollan unos ejercicios que ayudan a la relajación muscular combinando el uso de las visualizaciones o la imaginación.

Pero al igual que niños, existen muchas otras técnicas eficaces que les ayudan a gestionar su nerviosismo o ansiedad en diferentes situaciones, si quieres ponerlas en práctica o ayudar a tus peques a enfrentarse de manera más eficaz, puedes ponerte en contacto con nosotros y desde la Psicología Educativa ayudaremos a nuestros alumnos en lo que necesiten.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *