Los niños de Academia Teresa viajan a Nepal a través del sonido de los cuencos tibetanos

      En la actualidad, nos vemos sometidos a una gran presión, tanto niños como adultos. La necesidad de tener una vida relajada es ya casi algo indispensable, sobre todo, por nuestra salud mental. A lo largo del tiempo, mucho se habla del reiki, yoga, pilates, y un largo etcétera de técnicas para alcanzar esa meditación. El osteópata conquense, Pedro Bayo, afincado ya en Albacete durante hace años, conoció el uso personal de los cuencos tibetanos; hoy, a través de un taller, ha adentrado a los niños en un viaje sonoro y de meditación.

   El aula de la Academia Teresa vibró en todos los sentidos. Los beneficios  que podemos encontrar en estos instrumentos sonoros son, según Pedro Bayo, que “eliminan el estrés y la ansiedad, mejoran la concentración, aumentan la creatividad, ayudan a estudiar y retener información. Además, los sonidos de los cuencos tibetanos incitan una meditación profunda. Permiten equilibrar los chakras y limpiar el aura y promueven la estabilidad emocional.

    De hecho, los cuencos tibetanos se han utilizado, y se siguen utilizando en la actualidad para modificar la estructura celular alterando su vibración, teniendo por tanto un efecto curativo. Por supuesto, también influyen sobre las células del sistema nervioso (para templar la agitación) y sobre las neuronas (para alcanzar estados de la consciencia más elevados, y mayor claridad o armonía mental).

  Tanto niños como adultos disfrutaron de los sonidos emitidos por estos cuencos, a través de la magia de Bayo, e incluso consiguieron relajarse hasta quedar dormidos…todo un éxito al tratarse de los más pequeños.

   Ante todos estos efectos positivos, quién se puede negar a asistir alguna vez en la vida a este tipo de evento. Nosotros ya lo hemos hecho…os esperamos al siguiente, que lo habrá, sin duda. Gracias Pedro!!!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *